Coincidiendo con la llegada del buen tiempo, y que los más valientes ya os habéis atrevido con vuestro “primer baño del año” en la playa, aprovecharemos la ocasión para hablaros de un juguete para fuera del hogar, los areneros infantiles de madera.

También existen de plástico, pero ya sabéis que a nivel visual, estético y de sostenibilidad del medio ambiente, nosotros siempre preferimos los juguetes fabricados de madera. Esta construcción, tanto si la realizáis como si la compráis de buena calidad, puede tener un largo recorrido dentro de los juegos que practican vuestros hijos, ya que son perfectamente recomendables para niños y niñas de entre 1 y 10 años.

Los niños adoran jugar con la arena, en la playa, en el patio de la escuela, en el parque o en la plaza del pueblo. Es una forma magnífica de imaginar, experimentar y estimular la creatividad y curiosidad. Por ejemplo, aquí podrá descubrir conceptos tan “científicos” como lleno y vacío, ligero y pesado, seco y húmedo… 

¿Os imagináis que les podéis ofrecer la misma sensación de disfrutar de la arena en casa? bueno, bueno, bueno, ¡qué gozada! Aquellos que tengáis el espacio adecuado en casa, como puede ser un trocito del jardín o de la terraza, os lo pasaréis genial. Podréis hacer varios juegos, como enterrar algún juguete y que lo busque, o animarle a que haga un dibujo con un rastrillo. En fin, hay muchas posibilidades, ¡a exprimir el coco!

¿Sóis unos papis-mamis “manitas”? Los areneros de madera se pueden comprar pre-fabricados, pero si os armáis de valor y coraje, también los podéis montar vosotros mismos. Sólo necesitáis unas maderas cortadas a medida, tornillos y abrazaderas. ¡Manos a la obra!

Analizad bien el lugar dónde lo queréis colocar, que esté protegido del viento (para evitar que les entre arena en los ojos) y del sol (aconsejamos a la sombra, sobretodo en aquellos días calurosos de verano). Sería recomendable que estuviese situado dónde vosotros lo podéis ver, y así, vigilar. Es aconsejable cubrirlos con una lona ( para evitar que entre la suciedad, la lluvia o algún pipí-caquita de vuestros más “fieles amigos domésticos”) y comprar la arena adecuada, ya que si vuestros peques no pueden cavar, moldearla o construir alguna figura, se acabarán aburriendo.

¡A jugar con la arenita, arenita mágica!


Make your free website at Beep.com
 
The responsible person for the content of this web site is solely
the webmaster of this website, approachable via this form!